6
0
Hotel boutique Madrid

Vivimos en un tiempo en el que a todos los conceptos se les ha dado una vuelta, un giro que va más allá. Entre todos todos esas nociones rediseñadas se encuentra el del turismo. Ya no solo buscamos un viaje o unas vacaciones; buscamos experiencias y sensaciones que podamos compartir con el mundo.

En toda esta vorágine surgen los hoteles boutique, cuyo término en sí es originario de la Europa de los años 80, y se utiliza para definir a aquellos hoteles con ambientes íntimos y poco convencionales, generalmente ligados a una denotación de lujo o alto standing.

Se caracterizan por ser hoteles pequeños, de pocas habitaciones, con una personalidad e identidad propia y con unas ubicaciones en enclaves muy particulares, como castillos o pequeñas casas inmersas en cascos históricos. El diferencial está en que ofrecen servicio y atención personalizados, una gran privacidad y unas instalaciones excelentes, que suelen seguir una ambientación o temática concreta.

Hasta hace relativamente poco, el consumidor podía decantarse por un hotel perteneciente a una gran cadena, en el que sabe que la experiencia está más masificada, o por el contrario, buscar algo diferente, entre una amplia oferta, y arriesgarse.

Ahora, igual que ha cambiado la manera de viajar y la fase previa de organización de una escapada, si el usuario busca una experiencia de estas características, sabrá que en un hotel boutique encontrará lo que busca: exclusividad, comodidad, atención personalizada y una estancia de lujo.

La finalidad del Hotel Boutique es hacer sentir al cliente como en su propio hogar y que la experiencia sea única. Suelen tener menos de 100 habitaciones, incluso menos de 50, algo que garantiza privacidad e intimidad.

El ambiente será especial y sumergirá al huésped en sensaciones llenas de personalidad, la del propio hotel. Y no hay que confundir esta exclusividad con un viaje a un lugar aislado, ya que la calidad está asegurada, con todas las tecnologías y comodidades que hoy en día busca el viajero.

Si los adjetivos que pondrías a tu viaje o estancia son estos, lo que estás buscando es un hotel boutique:

·         Exclusividad y privacidad: No quieres que tu hotel se parezca a los típicos, ni pasar unos días rodeado de demasiada gente; has organizado tu viaje para disfrutarlo en un ambiente único.

·         Arquitectura y diseño de vanguardia: Que cada pieza de la decoración impriman personalidad al lugar elegido para tu estancia, aportando un plus intangible pero muy notable a tu viaje.

·         Atención personalizada: No quieres ser un número de cliente ni uno de habitación, buscas una experiencia para ti y tus acompañantes, y para ello es imprescindible que se adelanten a tus deseos como cliente, y pases a ser un invitado.

·         Localización destacada: Sea urbana o rural, el enclave debe ser especial, inigualable y un atractivo por el que decidirse a pasar unos días en ese lugar.

Una “experiencia boutique” en plena Gran Vía

Es posible que el entorno único que caracteriza a los hoteles boutique no tenga que estar en un entorno rural o apartado; es posible encontrarlo en pleno corazón de Gran Vía. Es posible vivir una experiencia única y diferente adentrándose en las Urban suites de Vitium.

En la 5ª planta del número 61 de la calle más emblemática de Madrid y en un edificio histórico protegido, hay un remanso de paz y modernidad que eleva las estancias en la capital española a otro nivel.

Vitium abandona el concepto más tradicional de hostal para convertirse en un símbolo de la transformación que está viviendo esta zona de arquitectura histórica pero con un cuidad interiorismo de vanguardia.

El trasiego de viandantes, las luces del Broadway madrileño y el ambiente cosmopolita que se respira en Gran Vía de Madrid se impregnan en Vitium, pero dando espacio a la tranquilidad y, sobre todo, la comodidad del cliente, sin perder detalle en sus necesidades.

Acércate a Vitium Urban suites Haz tu Reserva y entra en un nuevo Concepto de Hotel Urbano.

Share It On

A %d blogueros les gusta esto: